Cuando hablamos de la labor de un consorcio fondos mutuos nos referimos a un producto financiero en el que un grupo de fondos o patrimonios, aportados por una serie de personas, son reunidos y administrados por una única entidad, a la que llamamos Sociedad Administradora de Fondos.

Como si fuera una cooperativa, un gran número de personas, normalmente pequeños inversores, reúnen su capital y lo ceden de forma temporal a un administrador, para que este lo invierta y consiga intereses atractivos que repartir en forma de beneficios.

consorcio fondos mutuos

Una inversión sencilla y recuperable

Una de las principales ventajas de la inversión en fondos mutuos es que para meter el dinero en ellos no requerimos grandes conocimientos financieros. Se trata de una inversión muy fácil de realizar e inmediata, que podemos efectuar, en muchos casos, a través de Internet.

Esto nos permite controlar en todo momento el dinero que invertimos, pues, una vez que realicemos la inversión original, podremos ir metiendo pequeñas cantidades de dinero, también de forma sencilla y rápida, en la medida en que nos lo permitan nuestras posibilidades económicas.

Por otra parte, es también una ventaja para el que quiera invertir en un fondo mutuo el monto mínimo requerido. Este parámetro varía de acuerdo con el fondo en concreto, el tipo y la empresa administradora, pero siempre es menor que el de otros productos financieros de características parecidas: el fondo ha sido pensado para reunir gran cantidad de capital en base a pequeñas aportaciones individuales.

Por tanto, si queremos rentabilizar nuestros ahorros, pero no disponemos de grandes sumas de dinero líquido, este producto es el que más conviene a nuestras necesidades.

Por otra parte, otro pro a favor del fondo es la liquidez. El inversor podrá retirar su dinero, de forma parcial o total, en cualquier momento. Muchos pequeños ahorradores no pueden permitirse tener la totalidad de sus ahorros inmovilizada en un producto que no les permita retirarlos, puesto que siempre puede haber un imprevisto, la necesidad de cambiar un coche, de hacer reparaciones en la casa, o de afrontar un periodo de desempleo, que se lo impide.

Por otra parte, uno puede flexibilizar su inversión; si tenemos el dinero en un fondo y vemos otro en el que nos rentaría más, será posible retirarlo de la inversión original y maximizar así nuestros réditos en tiempo real.

El fondo mutuo: un producto diversificado y administrado por profesionales

Cuando metemos nuestro dinero en un fondo de este tipo estamos invirtiendo, en realidad, en una cartera de activos financieros muy diversificada. ¿Qué ventaja comporta esto? Que disminuye el peligro de la inversión y hace que los fondos sean una opción de bajo riesgo.

Así, para perder el dinero, sería necesario que varias de las inversiones del fondo se fueran a pique al mismo tiempo, y esta es una circunstancia muy inusual.

Por otra parte, a partir de los fondos mutuos podremos acceder a determinados tipos de instrumentos financieros a los que no podríamos optar de forma individual. Por ejemplo, productos que tengan altos requisitos de capital, para los que sean necesarios conocimientos del mercado muy especializados, u otros.

El conocimiento del mercado es uno de los puntos flacos de los pequeños inversionistas, que muchas veces pierden ahorros duramente ganados por jugar su dinero en bolsa sin conocer bien la situación. Las inversiones de un fondo administrado por una mutua son realizadas por profesionales de las finanzas, cuyo oficio es precisamente conocer las características del juego del capital.

Al mismo tiempo, las reglas por las que ocurren las inversiones están supervisadas por agentes administrativos y gubernamentales para prevenir estafas y malas prácticas.

Clic aquí
 


Comments




Leave a Reply